viernes, 19 de diciembre de 2014

BPT hace oficial su primer efeméride: "el día del careta"

Ya ha pasado un tiempo desde que René Pérez decidió cometer uno de los tantos crímenes contra la inteligencia de la gente al destruir una Ferrari a batazo limpio con el solo fin de mandar un mensaje (cual mafioso). Ese mensaje era: "NO al consumismo". Fue en ese momento que entendí que mientras que a Dios le llevó siete días crear el mundo, a Calle 13, le serían necesarios menos de siete discos para destruirlo. Puede que este epitafio sea demasiado fuerte para una banda más del tsunami de conjuntos musicales con crítica social e insurrección que azotan a la cordura de la humanidad con reclamos pelotudos, inútiles o tan genéricos, que terminan haciendo de esta potencial avalancha de cambio, un mero chorro de agua helada en los testículos de la sublevación.
¿Cuál es la diferencia entre esta banda y Víctor Jara, los Sex Pistols o Kurt Cobain? Es fácil:
Las ganas de demostrar que están "del lado bueno" (el de la gente) y el intento desesperante de parecer rebeldes. Hoy en día, este planeta ha evolucionado hacia un estilo casi exclusivamente marketinero de demostrar las cosas. No existe más "romper el molde", sino "la receta para romper el molde", de la misma manera que desnudarse antes era un acto supremo de sublevación y actualmente es la manera más común que tiene la gente sin talento de conseguir trabajo. Estamos en presencia del descarado subproducto capitalista más grande de todos los tiempos: "el método all-inclusive", donde una actividad practicada solo por almas aventureras pasa a ser una mera recreación en un ambiente completamente controlado, dándole a la gente que lo practica la idea (muy equivocada) de que son osados. Este es el caso de los safaris en África, donde te ponen apretado con otros veinte turistas yankees o europeos, en una camioneta blindada que parece de juguete, mientras se libra una batalla de codazos para sacarle fotos a los animales y plantas, tratando de experimentar la "mística" de la vida de las antiguas tribus salvajes africanas. Te vas cagado de calor, cagado a palos, picado por mosquitos que parecen aviones de la Luftwaffe alemana, con dos mil fotos movidas de una lagartija que pisó la camioneta, mil de un león que pasó a quinientos metros de la caravana, y el bolsillo agujereado...pero te sentís un aventurero.
Si a todo esto le agregamos un público en busca de un ícono de liderazgo y revolución, que se corresponde con las señales demagogo-fashionistas impuestas por las discográficas y demás empresas multinacionales que los representan, como cantar sin remera, hablar en contra de todo lo que ya sabemos que está mal, decir que sos rebelde de antemano y hacer puestas en escena millonarias y bien hollywoodenses, tenemos la receta para darle vida a los groupies de estas bandas comerciales. Los nuevos líderes de insurgencia más promocionados son los que no tienen ningún tipo de contenido, solo se mantienen a base del helio mediático, que tiene el poder de hacer que un globo levante la misma altitud que un avión comercial.
Esto también se relaciona a la nueva generación de adolescentes que reciben flujos de información masticados, como si fuera crías de palomas que necesitan del alimento regurgitado de estas falsas deidades para formar sus opiniones o ideologías. El nuevo Nietzsche o Hesse son personas que escuchan Miley Cirus, se sacan fotos para que alguien los ayude a sentirse bien poniéndoles "me gusta" y se sientan atrás de una computadora a resumir cualquier filosofía de vida en 140 caracteres, que no alcanzan ni para explicar la más simple de las teorías de la física. Esta suerte de endurecimiento del concepto de la Navaja de Ockham traída por Twitter (en igualdad de condiciones, la explicación más simple es la que tiene un máximo de 140 caracteres) sobre los hechos cotidianos de la vida puede ser desmentida (irónicamente en menos de 140 caracteres) por Einstein: "simple, pero no más simple".
Obviamente que estos personajes insubordinados e insurgentes de la música llegaron a la cima de su fama de la mano de lo más cercano a Satanás que debe existir en la Tierra: Sony. Esta es la señal más grande que genera sospecha. Cuando se pregona tanto y se lucha por tantas causas (las que están bien vistas por la sociedad, obvio) a través de canciones y mensajes me suele generar suspicacia. Esta es la versión discográfica de las multinacionales como Nike, que mientras le pagan dos mangos a su mano de obra, le alcanza con una colecta o maratón contra el colon irritable o las aftas en la boca para estar a un par de votos del Nobel de la Paz.
Sin alejarnos más del tema que nos compete, celebramos este día del careta de la misma forma en que René y la troupe de adolescentes descerebrados que lo siguen festejan, mediante este video (cuidado que el video chorrea tanta grasa que va a ser difícil hacerle click, te pido paciencia), la ideología del no-consumismo, como si fueran monjes tibetanos, sin tablets, ropa de moda o productos de marca. Aquí les doy una pizca del simposio memorable de los fanas de René Pérez (que son también ultras de Bieber, Miley Cirus y One Direction que suelen dar los recitales más ostentosos y caros) tratando con toda la fuerza de sus neuronas de armar oraciones que tengan sentido.


http://www.mundotkm.com/hot-news-239147-rene-perez-destruye-su-auto-para-un-video

Difícil de creer que se haga tanto esfuerzo y se gaste tanta plata en un video que intenta representar lo contrario de lo que es. Sería como ver a Batman matando transeúntes al grito de "esto es lo que pasa si el Guasón sigue libre". Probablemente le esté dando demasiado marco ideológico a lo que se podría definir como hipocresía. La ostentación, el consumismo excesivo (que son cosas difícilemente cuantificables) y el lujo desmedido son productos que representan dentro del código moral de la humanidad algo reprobable, pero son parte inherente de la recompensa del éxito dentro del paradigma capitalista, que a su vez, representa en cierta medida la naturaleza competitiva del hombre. ¿Que joraca quiero decir con esto? El éxito de un artista de este estilo se mide por la fama, la extravagancia y el estilo de vida ostentoso. La llegada de tanto flujo de fama, repercusión y dinero le nubla la mente a estas personas haciéndoles creer que la admiración de la gente los transforma en una especie de deidades. Desde ese momento, con una moral por sobre la del resto de las personas dan lecciones sobre la problemática social, conscientizan (o sea, no solucionan) y se largan a hablar de todo, como entendidos, pero nunca terminan de rechazar la vida que tienen. La gente que lo admira percibe ese mensaje y lo acepta sin chistar, pero eso no significa que al analizar en un microscopio esta actitud, se observe que está infectado del virus de la pelotudez.

¡Hasta las balas siempre!


The Gabriel García Márquez Telegraph I

El diario que te trae las cosas más espeluznantes de la tierra...porque el realismo mágico, no es tan mágico (ni inverosímil) como la realidad.

Esta semana respaldamos con evidencia los dichos de Benedicto XVI en la siguiente nota (la nota está en el link, donde dice "nota", por ahí no se nota):

Puntos claves del artículo:
Jesús nació en Belén en una época determinada con precisión, en el año 15 del imperio de Tiberio César, y su nacimiento virginal "no es un mito, sino una verdad", asegura Benedicto XVI en su libro La infancia de Jesús, presentado este martes, en el que también señala que en el Evangelio no se habla del buey y la mula en el pesebre.
El papa también desmiente a San Agustín, que afirmó que la Virgen María habría hecho un voto de virginidad. En el libro, desde este miércoles en las librerías de 50 países, el papa Ratzinger señala que en el Evangelio "no se habla de animales" en el lugar donde nació Jesús, pero tratándose de un pesebre, "el lugar donde comen los animales, la iconografía cristiana captó muy pronto ese motivo y "colmó esa laguna" y ninguna representación del Portal de Belén renuncia al buey y a la mula. "¿Es cierto que Jesús fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo y nació de santa María Virgen? Sí, sin reservas", afirma el Pontífice, que señala que hay dos puntos en la historia de Jesús en las que la acción de Dios interviene directamente en el mundo material, en el parto de la Virgen y la Resurrección del Sepulcro, "en el que no permaneció ni sufrió la corrupción".

Acá les dejamos las fotos obtenidas por el mismísimo consejo de científicos del Vaticano que muestra la evidencia que confirma sus dichos:

Aquí se encuentra a María, José, el niño Jesús y el Espíritu Santo posando para una foto tras el nacimiento. Al publicarse esta foto, explotó Twitter con los grupos religiosos gastando a los ateos. También se comentó mucho el parecido del Espíritu Santo con David Bowie.

Esta foto desmiente la presencia de animales al momento del nacimiento, solo se encontraba María, José y el Citroen con el que hacia los laburos de carpintería. Se comenta que no podía vender el auto porque andaba medio flojo de papeles y pagaba casi nada de patente. Los Reyes Magos llegaron más tarde porque había un piquete en el desierto.

Jesús discutiendo con sus asesores de imagen y marketing, la nueva estrategia publicitaria para las charlas de autoayuda que tiene planeadas por la zona de Galilea. Debido a sus problemas de  pánico escénico le llevaron varios videos con los ensayos de los discursos de "Palito" Ortega.
- Me encanta el tema "Yo tengo fe" - dijo Jesús -. Me lo acabo de bajar al I-pod - .


Con estas evidencias la Iglesia intenta probar que las teorías antes consideradas descabelladas por el mundo científico, son verdaderas. Ahora deberán probar de donde sacaron una cámara de fotos o como llegó el auto al pesebre...entre otras cosas.

Debido a la nueva normativa se debe aclarar que las fotos podrían haber sido retocadas digitalmente.

En el próximo artículo: Benedicto XVI: ¿El primer Papa radical?"

miércoles, 17 de diciembre de 2014

¿Dónde está Wally?


Hace más de un año que estaba buscando el libro de Wally en Hollywood, dado que hoy en día no se puede importar ni la dignidad, tuve que conformarme con la versión nacional.

Prólogo:
"Pobre Wally...entró por error al estudio y quedó, sin saberlo, elegido para la nueva tira de canal 13. Aprovechó el quilombo de gente que hay en el canal, entre "Un sol para los niños", la hinchada de Show Match y los que están desesperados por ser famosos (entre los de "Bailando por un sueño" y "El artista del año"), para intentar escaparse. Ayudalo a salir antes de que prenda fuego el canal. Evitá que festeje sus 25 años, con una sentencia de 25 años a reclusión perpetua."

¿Me ayudan a encontrar las cosas que me faltan?

-Las tetas de Calu Rivero.
-El talento de Calu Rivero.
-El encargado de castings.
-La programación de Canal Trece.
-El documento argentino de Natalia Oreiro.
-Un actor.
-Dos actores.
-La última buena actuación de Adrián Suar.
-El lobo que solté para que se coma a Gonzalo Heredia.
-Las ideas originales.
-El fantasma del buen gusto.
-El helicóptero de Hadad.
-Los únicos que vieron "Los únicos".

martes, 16 de diciembre de 2014

Encuesta Cosmo: ¿Cuán feliz sos?

A) Sos feliz?
1- Jiji ay! que pregunta que me haces Cosmo!! yo soy re zen, re fashion y miro siempre tu canal...obvio que si.
2- Más feliz que cuando veo las repeticiones de "La ola verde" con Flavia Palmiero.
3- Si, papaaaa.
4- Comprá Cosmopolitan.

B) Qué es la felicidad para vos?
1- ¡Ayy! jaja mmm...¡nose, es re difícil este cuestionario! ¿¿Quien lo hizo?? ¿¿Osho??
2- No hay nada más lindo que la alegría de abrazar un chico o jugar al doctor con ellos (por razones legales tenemos que aclarar que todos los participantes son mayores de 18 años).
3- Tomar cerveza con los pibes y agarrarme una minita (o sea mi novia).
4- Comprá Cosmopolitan.

C) Cual es tu frase o palabra de cabecera?
1- ¡Hola!...y chau también.
2- La sonrisa de un niño es la pureza de Dios, como me decía el padre Grassi cuando era chico.
3- Pizza, birra y faso (la vi en el cine con mi novia).
4- Voy a comprar la Cosmopolitan.

D) Esta encuesta la hiciste por motu propio?
1- Si, porque me lo dijo Cosmopolitan y al lado hay una promo para un broche de los "Teen Angels" re copado. Yo en la vida soy re Jazmín ¡Rama te amo!
2- Me la prestó un chico.
3- Claro, para agarrarme minas, obvio! (le mando un beso a mi novia).
4- Si porque compré la Cosmopolitan.

Mayoría de respuestas 1:
Con la mirada inocente de un recién nacido junto a su capacidad mental, sos la boluda feliz. Sos fashion, transgresora y rebelde con tu remera de la revolución rusa que compraste en "47 Street". En la última página hay descuentos para el próximo recital de "Tan Biónica".
Mayoría de respuestas 2:
Sos un pedófilo, y lo peor de todo es que estás muy al pedo. Sos un pedófilo y medio, felicitaciones!
Mayoría de respuestas 3:
El que hace encuestas de Cosmopolitan es homosexual reprimido (dejá de robarle la revista a tu novia) y encima pollerudo.
Mayoría de respuestas 4:
Felicitamos a la Gerencia de Marketing por la nueva publicidad viral.

En el próximo número: cuán feliz sos en la escala Catherine Fulop.

PD: yo saqué mayoría de respuestas 2...soy feliz.

lunes, 15 de diciembre de 2014

El "efecto copa del mundo"

Desde la asunción de Bergoglio se generó nuevamente el paradigma del "efecto copa del mundo" o también denominado "efecto olimpíadas". Este es el efecto mediante el cual, el argentino promedio busca alegrías, sentido del orgullo y pertenencia a través de hechos poco representativos, ajenos a él muchas veces y en casos extremos, de dudosa magnitud. Todo termina siendo una excusa para agrandar el sentimiento de argentinidad o para estar en la moda "de lo nacional".
Se acuerdan en el mundial de Brasil cuando tu novia, que sabe tanto de fútbol como de física cuántica, se te sumaba para ver los partidos de Argentina y hacía comentarios como: "ahí está Demichelis! Ese es el que sale con Evangelina Anderson" o "el esposo de Wanda Nara juega para Argentina?", cosas que te hacían pensar realmente que al equipo argentino lo armaban entre Ventura y Rial. Cuando hombres que no podrían deletrear la palabra hockey, debatían hasta de la táctica del equipo, siempre refiriéndose como "las leonas", porque no es lo mismo decir "conozco a Guillermo Coppola" que "conozco al Guillote, man". Personas que si te engancharan viendo un partido de hockey en cualquier momento dentro del intervalo de cuatro años entre olimpíadas te encomendarían el mote de "puto". Durante esa competencia, aparentemente, el hockey pasa a ser un deporte y no solo un montón de mujeres con remeras apretadas y minifaldas corriendo y rozándose entre si. Como la gente que está tan cerca del deporte, como Florencia Peña del Oscar, y hablan toda la semana de la "legión argentina" porque decir "tenistas argentinos" da a entender que sabés poco (para demostrar su sabiduría dicen palabras de moda, como "match", en vez de "partido", o "Rolanga", en vez de "Roland Garros"). Es la misma gente que después pone un restaurante en Palermo y, en vez de ensalada de fruta, te vende "mix de sabores de la huerta" o "delicias silvestres del bosque". Pasa mucho con los argentinos que viven en países en conflicto, entonces salen doscientos documentales sobre un tipo que vive en Irak, pasan un día con un flaco que básicamente va y vuelve de la oficina, tiene una familia normal como todo el resto del mundo; filman la casa, tiene una televisión, un sofá, unos muebles, como la mayoría de los argentinos. Te cuenta de la manera más aburrida posible la vida de un tipo normal, en un país que se cae a pedazos. La rematan yendo a comer escarabajo (o algún tipo de bicho) y regateándole el precio de una manta a un viejo que tiene miedo de hablar muy fuerte y perder las últimas calorías que le quedan, o que una de las mil moscas que le vuelan alrededor, se lo choque y le quiebre las costillas.  La frutilla del postre es cuando le cambian cualquier producto caro por una camiseta de argentina que compraron en once, entonces algún boludo se pone orgulloso porque hay un argentino en Irak. "Estamos en todos lados" comentan...si, como el sida.
Es ese efecto que hace sentir a los argentinos, más argentinos (como si esto fuera posible). ¿Viste cuando una vieja se la pasa contando que su hija es super especial, que no presta atención en clase porque no la desafían intelectualmente, que es rebelde como Einstein y vos sabes que va a terminar estudiando marketing o diseño de moda en la UADE, pagándose los estudios laburando en un call center o atendiendo un stand de Movistar con una calza que le abre los cantos como si un chorro le hubiera barreteado el orto para afanarle el stereo? Bueno...son así, pero con la "argentinidad".
Esto mismo pasó con la asención de Bergoglio como Papa.

Antes que nada, un poco de historia:
En los dos milenios de historia de la institución católica hubo 266 papas, hasta el momento la pobreza sigue creciendo, la religión pierde poder y no han generado cambios de gran índole en la raza humana.  Se rigen por un libro escrito hace miles de años, tan actualizado sobre el mundo como una peña de folklore haciendo una fiesta reggae, modificado a gusto y piacere por la Iglesia  (siendo que es la palabra directa de Dios), lo que hace pensar que el código civil argentino o la línea Sarmiento, son dogmas más rígidos que la religión...y Papa significa: Petri Apostoli Potestatem Accipiens.

Volvemos...

Se identificaron varios tipos de argentinos que festejaron:

El religioso:
Por un lado, los argentinistas católicos que creen que Jesús es el albañil paraguayo que les arregló el baño o los reyes magos son un grupo de cumbia villera, pero son personas de fe porque es "de persona bien" o fashion. La misma gente que es católica y "no va a la iglesia, pero reza", que es como ir a una fiesta swinger porque "me dijeron que tocaba La Vela Puerca" o porque "me invitó un amigo". Con la diferencia que en el primer caso son hipócritas, mientras que en el segundo le estás explicando a tu novia porque te etiquetaron en una foto vestido de Blanca Nieves, bailando "La macarena" con Guido Suller, Bobby Goma (antes de que se pongo serio y haga Nivel X) y el juez Oyarbide.
También se encontraban las personas conservadoras, que son católicas por costumbre o herencia, donde la religión pasa a ser un rótulo de alta sociedad o de imagen, como las publicidades de Quilmes donde el más boludo, al ritmo de alguna música disco de los ochenta, se lleva las mejores minas porque toma cerveza y tiene una actitud terrible, pero después llegás al boliche, encarás la mina más fea del lugar, moviéndote con gracia (en realidad parecés un pelotudo), cantándole el tema que están pasando (sabés el coro nomás, para el resto parecés Giordano con una embolia cerebral, balbuceando como si tuvieras miedo de que se te caiga la dentadura y gritando las palabras que mas o menos lográs entender) y tirando alguna de esas frases pegadizas de comercial (tan pegadiza como chicle en la suela de tu zapato) y te dice "estoy bailando con mis amigas". Siguen a rajatabla los preceptos, van a misa y se rigen por una vida "como Dios manda". Son los mismos que se juntan a tomar el té con masitas en sus departamentos de Palermo Chico a ver quien es el más religioso, pero si le piden una moneda en la calle se hacen los boludos, siguen caminando y murmuran "estos negros de mierda siempre rompen las bolas para que les des una moneda". Como buenos católicos que son, siempre ponen la otra mejilla pero para mirar hacia otro lado, mientras le tiran el Mercedes encima a los limpiavidrios o malabaristas. Son las únicas personas que mezclan dentro del mismo tema su pasión por Dios y las ganas que tienen de matar a todos los pobres porque no pueden salir tranquilos a pasear en el BMW polarizado.
Los de pura cepa, que se los podía ver por facebook escribiendo cosas como: "dos  hermosos ángeles bajaron del cielo de la mano del niñito Jesús para esparcir la bendición de Dios sobre el mundo, apiádate de nosotros señor y tráenos el milagro del amor. Habemus Papa". Encontramos combinadas todas las palabras que le encanta decir a esta gente: niño o niñito Jesús (nunca señor Jesús ponele, o Jesús a secas, tiene que parecer más tierno que una foto de un perro durmiendo con un gatito con un fondo de lluvia de corazones y arco iris, con alguna frase pedorra del amor hecha por una púber de 15 añitos con poca idea de la vida, pero con un revuelo hormonal liderado por el estrógeno y las hormonas de la pelotudez adolescente, peor que un enema de algodón de azúcar) junto a las palabras ángeles, bendición, piedad, amor y milagro. En fin, un ataque de diarrea católico-filosófica por todas las redes sociales, que ni las pastillas de carbono podrían parar.
En un grado más extremista estuvieron los grouppies religiosos, que anduvieron desfilando con sus pines, camisetas o banderitas de Francisco I, gritando y llorando como las fans de Ricky Martin, cantando el "Ave María" o "cordero de Dios", en vez del "boom boom" o "fuego de noche, nieve de día". Todos se despertaron a las 5 am, como los mundialistas en Japón-Corea, para ver el triunfo argentino, en tierras europeas.
Indistintamente, todos inflaron el pecho es su condición de argentinos católicos, de que estuvieron siempre presentes, aunque sea una mentira, porque al final de cuentas no importa ser, sino parecer.

El analista:
También están los que enseguida relacionaban el impacto de su elección con la repercusión en el mundo. Son tipos que analizan todo y no se cansan de hacer pronósticos. Sacan conclusiones de los que se les ponga adelante. Muchos se cansaron de decir que esto tiene un gran efecto político para América, para Argentina, que el PBI va a aumentar, que Argentina en 10 años va a estar mejor que USA gracias a él, que se va a terminar la pobreza, que Dios se va a acordar que hay tierra debajo del hemisferio norte y mil cosas más. Un estudio exhaustivo y un poco prolongado sobre el Papa que va a ser recordado seguramente por instaurar el chinchón como deporte nacional del estado del Vaticano...y nada más (veremos más adelante que pasa). Personas como Binner, dejaron de lado el tráfico de drogas para debatir sobre el efecto de la asunción de Francisco I. Macri, después de preguntarle a su asesor de imagen y marketing que tenía que decir, también analizó el tema. D'elia, con su nivel intelectual de  hombre prodigio, nos despistó varias veces con opiniones opuestas y contradictorias a las que nos tiene acostumbrados, criticando al Papa y la iglesia, pero elogiando a Cristina por visitarlo (comiéndose un poco los mocos, pero acá se les dice "matizar").

El hincha:
La gente de San Lorenzo, de la manera más triste que hay, festejó el único triunfo internacional que tiene. No se si hay alguna manera mejor de explicarlo. Tenés algún amigo que trabaja de las 8 de la mañana hasta las 8 de la noche y festeja que nunca viaja en horario pico, pero labura doce horas y gana
menos que...bueno...San Lorenzo? Hordas de gente que no tenía absolutamente nada que hacer, ni festejar, se comulgaron para celebrar que alguien importante es de San Lorenzo, dejando de lado por un segundo su principal religión (el vino Termidor). Este es el mismo nivel de pelotudez y tristeza que la cumbia del Papa.

El cholulo:
Es el tipo que sabe el vestido que usó Susana Giménez para los Martín Fierro y como se llaman los perros de Nicole Neumann. Es el que sabe porque echaron a las mellizas Xipolitakis de una obra en Carlos Paz, donde el buen gusto cayó más fuerte que las acciones de Facebook, o el que vaticinaba que Fort era puto. Teje teorías conspirativas sobre el robo del conchero a Claudia Fernández o porque la China Suárez se enganchó con Cabré. Para él, estos hechos son de una magnitud similar a la de la crisis de los misiles en Cuba o el atentado a la AMIA. Les da un nivel de debate tan grande como el del matrimonio gay, el aborto o el efecto invernadero. Son los que aplican la "teoría de los juegos" y la física moderna a las estrategias de juego en Gran Hermano, morfándose los interminables debates entre actores venidos a menos y periodistas de espectáculos que tienen la misma autoridad para hacer un análisis que la Dra. Rímolo (probablemente hayan comprado el título en el mismo lugar).
En este caso, se metieron de lleno en el tema básicamente de chusmas, pero chusmas con orgullo, con el mismo nivel de detalle y calidad que una foto sacada con una polaroid, agrandada en el paint, impresa en una Epson a cinta.

¡Hasta las balas siempre!

La desgracia ajena

Reírse de la desgracia ajena es una práctica más antigua que la prostitución, la guerra o el "hablar sin saber". No se encuentra posterizada en ninguno de los anales de la historia, para mi sorpresa, pero es más común que los huracanes en Estados Unidos, los terremotos en Japón o los tweets de Chechu Bonelli comentando sobre la odisea de comprar toallitas femeninas en el supermercado (hace click para ver que tengo razón).
Se encuentra a un nivel subconsciente tan grande que la gente desconoce su existencia y en los casos más graves, la niega como tal. Tal es el caso, que reconoceríamos la existencia de los ovnis antes que admitir lo gracioso que es cuando alguien se tropieza en la calle y sale eyectado, en un vano intento por desafiar las leyes de la gravedad (es un pájaro, es un avión...no...es otro boludo que adorna el pavimento con la cara). Es ahí cuando la maldita empatía nos prohíbe reírnos y pensamos "Ay pobrecito casi se mata, si me pasa a mi me muero...QUE VERGÜENZA", tapando esa sonrisa que se nos dibuja en el rostro. Yo pregunto, no sería mejor reconocer la realidad de lo que ocurre a nivel subconsciente? "Tuve un día de mierda en el laburo, viajé tan apretado en el subte que en vez de bajarme me parió, encima es pleno enero y tengo los huevos tan calientes del calor que si me das una milanesa con papas te las saco a caballo...pero vos te caíste, te hiciste mierda y en este momento me hacés sentir mejor".
Probablemente esto se dio desde los tiempos más remotos. Desde la Serpiente riéndose cuando echaban a Adán y Eva, hasta cuando Diós se mofaba de Adán cuando puso un Cyber frente al paraíso con conexión de 56k y en el Edén ya tenían banda ancha (hipótesis creacionista).
Aún así, es inentendible porque la gente no acepta el hecho de que la desgracia ajena es uno de los motores sociales mas imprescindibles a la hora de sentirse mejor. O porque creen que Batman tenía a Robin, o Florencia Peña a Marley? (o era al revés?). Me pasa mucho con los superhéroes: si un tipo que se pone los calzones arriba de las medivachas puede salvar el mundo, cuál es la probabilidad de que me vaya mal en la vida sabiendo fehacientemente en que orden van las prendas de ropa? Los mas escepticos dirán: "Si querido, entiendo tu preocupación, pero los superhéroes no son reales". En este punto, es en el que se revela la verdadera función de esta práctica: no importa si es real o ficcional, el solo objetivo es el de sentirse bien y aún cuando sea efímero, es, y eso es lo que importa. Cuando se rompe con el juicio de ser el ridiculizado, se entiende que es un momento gracioso, sin prejuicio de la persona que lo sufre.
Todo este preámbulo, con algún sabor a "sin sentido", es para reflejar la experiencia que viví hace un tiempo. Volvía del supermercado chino después de ser abusado sexualmente por los precios que cobra la comunidad oriental (sin siquiera un "gracias", "chau" o "vuelva pronto"), que con la creciente corriente de pedofilia inflacionaria que existe, solamente falta que pongan a Michael Jackson de cajero. Más alla de esto, me dirigía hacia mi casa cuando diviso a una persona parada en la vereda, vestida completamente de negro (jean y remera negra), la ropa ajada, pelo descuidado, muy sucio y cargando dos bolsas de residuos pesadas en la espalda. Esta persona (indigente), se encontraba mofándose de algo. Cuando logré acercarme observé que se reía de una discusión que mantenía una pareja. El hombre estaba echando a la mujer al grito de "no vuelvas más loooca!!", mientras que el hombre pobre, se reía y arengaba la pelea.
Para el ojo clínico, esto no es solo una persona aburrida mirando un espectáculo en la calle, como si estuviera en Plaza Francia. Es una persona riéndose de la desgracia ajena. Y no es cualquier persona...este tipo está vestido de negro, en pleno verano, no porque sea testigo de Jehová, dark o el Batman argentino, sino porque no tiene con que vestirse. El hombre es el ejemplo viviente del efecto invernadero, vive en su propio sauna. Pero este es el detalle menor. Probablemente la persona esta no haya comido en días (y no porque no le entre la bikini o porque haya comido mucho en las fiestas) y no tenga donde dormir (no porque descrea de la propiedad privada y lo haga en señal de protesta). Aún así, aprovecha la oportunidad para tomar esa situación como un momento para sentirse mejor, teniendo la vida de mierda que tiene.
Entiendo la doble moral de la situación, pero lo que implica esto en realidad es básico (parafraseando a Irving Berlin): "La vida es un diez por ciento como la hacemos y un noventa por ciento como la tomamos". Tenemos que aprender a reírnos de nosotros y reírnos de los demás. El que se ríe de todo, no se mofa, trae un mensaje de optimismo, no transforma la vida en un pesar, sabe que es corta y sigue adelante.
Y para el gran final, intentando cometer falacia de autoridad (básicamente "créanme porque alguien importante también piensa igual") voy a citar una frase de Václav Havel: "Cualquiera que se tome demasiado en serio corre el riesgo de parecer ridículo.  No ocurre lo mismo con quien es siempre capaz de reírse de si mismo".

¡Hasta las balas siempre!